Secreto nº 2. – No Hables Demasiado.

Secreto nº 2. No Hables Demasiado.

La mayoría de la gente o habla o hace. Es mejor hacer.

El individuo debe ser coherente con sus impulsos y necesidades, porque ellos le indican su Tao, su senda en esta vida y eso para lo que ha venido. Cuando uno es coherente con sus impulsos internos todo su ser se alinea en congruencia entre lo que siente y lo que hace. Cuando eso ocurre, la llave del cielo baja hasta su mano, en el sentido que recupera la comunicación con el motivo por el que fue creado y se le concedió vivir en la Tierra.

Todos estamos en permanente comunicación con lo divino, como afirma la física cuántica, todos llevamos en nuestro interior una semilla divina, desde esa visión podemos considerarnos un dios y una diosa. Ese poder nos ha sido concedido para realizar nuestra misión en la vida y el nexo con ese poder es un puente que hace posible la comunicación entre nuestro corazón y el corazón universal.

Los impulsos internos que nos guían son como el mapa y la brújula con la que hemos sido dotados desde nuestro nacimiento, mientras que el puente es la comunicación permanente de la que disponemos para recibir ayuda del cielo. Pero todo ello solo funciona con un principio: congruencia.

Si hablamos y no hacemos nos será imposible ser congruentes con nuestras inquietudes más profundas, entonces perderemos el puente, nuestro mapa y nuestra brújula carecerán de sentido. ¿Para qué una brújula si no sigo la aguja que conduce a mi norte?

Si hablas y no actúas pasarás de puntillas por la vida, si actúas y no hablas habrás obrado siguiendo tu guía interior en busca de la congruencia, bendita palabra, la llave de tu poder divino.

 

Woody Allen...U.S. film director Woody Allen gestures as he promotes his new film "Vicky Cristina Barcelona", in Barcelona, Spain, Saturday, Sept. 20, 2008. (AP Photo/Manu Fernandez)

1 comentario en «Secreto nº 2. – No Hables Demasiado.»

Deja un comentario