Secreto nº 7. – Cuando Hagas las Cosas, Tómate tu Tiempo, no te Apresures Demasiado.

Secreto nº 7. Cuando Hagas las Cosas, Tómate tu Tiempo, no te Apresures Demasiado.

Recuerda el dicho “Apresúrate lentamente que pronto llegará”. Nuestro modo de vivir “civilizado” es terriblemente exigente para nuestra salud. En lo salvaje todo tiene su tiempo, y aunque nos parezca pausado y lento, todo finalmente termina por llegar.

Ser el más rápido, el más completo, el mejor, el más…productivo. Cuando hacemos de ese rezo nuestra oración diaria, los problemas no van a tardar en aparecer. Tenemos prisa por lograr resultados evidentes, entonces el estrés hace acto de presencia y con él trastornos civilizados como: ansiedad, insomnio, úlceras digestivas, familias desestructuradas, enfermedades nerviosas, cáncer…

Recuerdo en mi adolescencia que haciendo autostop me recogió un hombre de negocios de mediana edad en un flamante vehículo de gama alta. Realizó el recorrido por autopista a 180 km/h sin mediar palabra durante una hora aproximadamente, sin estar «presente». Como mi destino le pillaba de paso, al llegar se detuvo en el arcén, y al darme la maleta me dijo en un instante: – vive la vida chaval, se pasa volando… se pasa volando-, exclamó dos veces. Miró levemente el suelo sintiendo que así se había pasado ya su vida, arrancó el vehículo apresuradamente y siguió, supongo yo, su viaje a 180 km/h.

Lo tomé como un mensaje de un hombre al que se le fue su vida viviendo «civilizado». Cuando vivimos al ritmo de lo salvaje y natural sabemos esperar, porque realmente no estamos esperando, estamos viviendo ese momento, caminando a ritmo pausado. En ausencia de prisas uno puede detenerse y mirar el arco iris un instante, saborear el Qi de la ráfaga de viento en nuestra cara, oler una flor, vivir los acontecimientos desde la consciencia del instante presente con sus regalos.

Desde que el trigo se siembra hasta que lo comemos en una barra de pan, transcurren muchos meses. Ahora nuestra ambición civilizada pretende conseguir dos y más cosechas de algunos productos que la naturaleza ha dispuesto que sean recogidos una sola vez al año. ¿Somos más inteligentes que la propia Naturaleza? O estamos abriendo el vientre de la gallina de los huevos de oro llamada Madre Tierra ¿?

Cuando vivimos en lo salvaje los resultados llegarán, sucediendo por sí solo mientras andamos el camino recogiendo y viviendo sus regalos.

Vive salvaje, apresurado de modo lento y estarás gozoso del resultado final, porque  aunque la vida también se te haya pasado volando, estará impreso en ti la vivencia de esa flor, del arco iris y la ráfaga de viento en el rostro, eso te dejará saciado de vida y lleno de paz.

Tom

Investigo y Trabajo en: Manoacupuntura Constitucional Coreana Qi Gong Médico Formador del Método Kenhso

Deja un comentario en: “Secreto nº 7. – Cuando Hagas las Cosas, Tómate tu Tiempo, no te Apresures Demasiado.

Deja una respuesta