Qi Gong Médico para las Personas con Pulmones Débiles e Hígado Fuerte.

Qi Gong Médico para las Personas con Pulmones Débiles e Hígado Fuerte.

Ejercicios como «Sujetar la Luna» con mayor énfasis en la realización de retenciones del aire en los pulmones.

Estas retenciones de aire deben realizarse de manera totalmente natural y sin forzar en absoluto, dejando simplemente que el Qi vaya penetrando en el tejido alveolar de manera natural a medida que se avanza en la retención del aliento, para posteriormente exhalar de manera también natural y no forzadas sin usar golpes de aire al exhalarlo.

Si realizas golpes de aire en la exhalación, puede ser debido a que has hecho una pausa con retención del aliento por encima de tus posibilidades. Debes coordinar la duración de la retención del aliento conforme a lo que te indica tu organismo.

 

Captura de pantalla 2016-05-07 a las 19.03.30

 

Mareos: en ocasiones tras la retención del aliento el practicante puede padecer mareos, que pueden ir desde leves, hasta ciertamente intensos si la retención ha sido excesivamente inadecuada.

Motivos del mareo: cada organo gestiona la energía con la que tiene afinidad, así:

– El corazón gestiona el fuego (emociones y termorregulación corporal).

– Los riñones y la vejiga gestionan los líquidos (agua).

– El hígado gestiona la limpieza y desbloqueo de todas las vías y conducciones del organismo (igual que se abren paso las raíces en la tierra).

– El bazo da estabilidad a las relaciones entre los órganos suavizando con su energía de tierra (armoniza) las diferentes funciones e interacciones orgánicas.

– Los pulmones gestionan, administran y almacenan el Qi.

Cuando un órgano está débil o en desequilibrio no va a poder gestionar su energía correspondiente. Por ejemplo cuando en un desfile militar vemos a un soldado desmayarse debido a una lipotimia, es casi seguro que su constitución sea de Riñones fuertes, por lo que su antagonista el Corazón estará débil. Esto hace que el Corazón que es quien gestiona la energía del fuego, no pueda manejar el exceso de sol (fuego) que está recibiendo en su cabeza, terminando por desmayarse.

Del mismo modo una constitución con el Hígado fuerte en desequilibrio, va a padecer de unos Pulmones débiles que cuando deban almacenar y manejar el Qi inhalado, si éste es excesivo los pulmones no podrán administrarlo, ocurriendo entonces los mareos por excesivo Qi que «no tiene donde ubicarse».

Soluciones:

  1. Reacondiciona la retención del aliento a tu capacidad respiratoria, desarrollando la escucha intuitiva de tu cuerpo, cuando sientas que te pide exhalar hazlo, lenta y serenamente.
  2. Cuando exhales hazlo lentamente e inclina levemente (repito levemente) tu mentón hacia el suelo, al tiempo que doblas (muy importante) ligeramente tus rodillas y arqueas ligeramente la espalda.

Si sigues estas instrucciones podrás realizar retenciones del aliento sin dañar tus pulmones y sin experimentar los desagradables mareos mientras nutres profundamente el Qi de tus pulmones.

Deja un comentario