El Universo Siempre Dice Sí – I.

El Universo Siempre Dice Si. Sin embargo hay una ley universal que dice: no puedes tener nada que anheles. Esto te desconcierta. Dices: no entiendo, pensaba que cuando quieres algo, cuando necesitas algo, vas y se lo pides al Universo o a Dios, siempre nos han dicho eso, siempre nos han contado que era el secreto que no sabíamos. Pero tu Dios, el Universo dice: no, no, no. No entiendes nada, ¡hay un sistema!. Y el sistema funciona así: todo lo que pudieras pedir en tu vida, todo lo que pudieras tener ahora, o pedir para un futuro, ya lo tienes ahora mismo, ya lo tienes todo. Fuiste dotado al nacer de todo cuanto ibas a necesitar para vivir plenamente durante toda tu existencia. De la misma manera que la célula alojada en el Hígado dispone durante toda su vida de todo cuanto necesita para sobrevivir realizando sus funciones plenamente. Ella no tiene que emigrar al Pulmón para tomar oxígeno, ni necesita viajar hasta los ojos para formar parte de ellos y ver el exterior, ¡no! Ella y todas tus células están dotadas en su diseño y en el medio en el que existen de todo lo necesario para que puedan alcanzar la dicha en su existencia. Todo lo contenido en el Universo está diseñado de este modo. Y el Universo está desbordado de medios. Si esa energía que crea todo esto hubiera querido que supieras lo que es una estrella tendríamos una sola en el firmamento, si hubiera querido adornar tus océanos de peces de colores tendríamos una especie de color, si pretendiese poner flores en tu jardín con una sola ya tendrías la idea, la experiencia de lo que es la flor. Pero no, no ha puesto una sola de estas cosas, ha creado tantas estrellas que no podrás contarlas en cien años de existencia, tantos peces de colores y tantas variedades de flores que no puedes reprimir un suspiro por esa belleza desbordada tan generosamente. ¿Qué pretende la Existencia con esto? Demostrarte que la creatividad, el poder de la creación y la prosperidad no conoce los límites. Y todos nosotros tenemos en nuestro interior esa misma chispa divina que ha generado todo esto, todos somos Dios, eso ha demostrado la física, aunque no hacía falta, porque en tu corazón tú también lo sabes. Por lo tanto no puedes vivir desde la necesidad, porque ¡no eres necesidad! Eres creatividad desbordante sin límites, prosperidad y abundancia. ¿No te lo crees? Mira el cielo durante la noche, mira los campos en primavera, eso que ves, eso, también eres tú. Sólo que no estás experimentándolo. Todo lo que alguna vez ha sucedido, lo que está sucediendo, o sucederá alguna vez, todo ello está sucediendo ahora mismo, al mismo tiempo. Todas las posibilidades están ya presentes, depende de tu elección se manifestará y sentirás en tu vida una u otra. Sólo debes tomar la decisión de penetrar en ese mar de infinitas posibilidades que hay en la realidad y elegir la que necesitas experimentar ahora. Invoca que quieres traer a tu presente ahora y surgirá ante ti. Del mismo modo como se manifiesta la flor abriendo sus pétalos al sentir sobre ella los rayos del sol, tu elección serán como los rayos solares: hará que se manifieste ante ti aquello sobre lo que has decidido prestar tu atención y tu luz. Entonces reconocerás que ya estaba aquí, no hay carencias absolutas, no puede haberlas es imposible, es una ley física. Todo es relativo. Por eso aquello en lo que te centres con tu mente, tu corazón, tus creencias y tus actos, crecerá, de manera lenta pero con firmeza, como tus huesos crecieron cuando eras niño porque tu querías crecer.  

Deja tu respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.