Qué es el Feng Shui

¿Qué es el Feng Shui?

Feng Shui quiere decir literalmente viento y agua y define la teoría china para atrapar la energía necesaria para la vida. Significando que el viento trae el qi (energía) y el agua lo atrapa, lo guarda.

Entonces ¿qué es lo que analiza el Feng Shui?

En función de la orientación que tenga la casa que habitamos o donde estemos, el “viento” traerá un tipo u otro de energía. Todos sabemos que no es lo mismo la energía que viene del este que la que viene de oeste, la que viene del sur o la que viene del norte, incluso la que viene de las montañas rocosas o la que viene del páramo, de un lago o de un bosque densamente poblado. Pues bien, el Feng Shui tiene analiza estos factores para “medir” estas energías y determinar tanto sus cualidades como la cantidad de energía que tiene ese lugar.

Del  mismo modo analiza cómo atrapa esa energía el lugar, estudiando la diferente morfología o estructura tanto del terreno como de la casa, así como también los cursos de agua o carreteras que circundan el lugar.

¿Afecta por igual el Qi a todas las personas?

Una vez obtenidos los datos de la cantidad y cualidad de la energía que llega a la casa y de la cantidad de Qi que atrapa la casa, el siguiente dato es buscar la interacción con los habitantes de la misma (pues una misma energía afecta de modo diferente a distintas personas ya que cada uno tiene una impronta energética diferente según su fecha de nacimiento).

En general la buena energía es buena para todas las personas, pero hay ocasiones que la misma energía tiene una acción distinta para una u otra persona afectando de modo distinto diferentes áreas de su vida, por lo que en el Feng Shui realiza recomendaciones específicas a cada uno en función de la energía del lugar que habita.

¿El Feng Shui se realiza sólo en la vivienda?

Siempre que sea posible se realiza tanto dentro como fuera de la vivienda, pues la casa en sí misma es un “ser vivo” que se nutre de la energía del contexto en el que se encuentra y por tanto todo lo exterior incide de forma muy poderosa sobre el interior, siendo de muchísima más importancia el contexto energético donde se encuentra la vivienda, que la energía que pueda tener la casa dentro de sí, aunque la consideración de ambos aspectos es necesaria. Lo que ocurre es que en viviendas integradas en bloques de edificios es casi imposible realizar cambios en el exterior de las mismas, aunque en ocasiones excepcionales sea posible realizarse pequeños cambios.

Donde sí es posible e ideal realizar feng shui es en viviendas unifamiliares rodeadas de jardín o terreno, pues esa energía del exterior puede también amoldarse en función de lo que más nos interese para la casa y sus habitantes.

¿Cómo funciona el Feng Shui?

Una vez que hemos obtenido todos los datos sobre la energía del lugar, el siguiente paso es planificar las diferentes actuaciones energéticas a realizar en la vivienda. Para ello, por un lado se deberá minimizar las energías negativas que penetran en la casa y por otro se apoyará y alimentar a las energías positivas para usarlas en nuestro beneficio.

Estas actuaciones energéticas se refieren tanto a aspectos estructurales de la vivienda: paredes, ventanas, puertas, escaleras, barandillas, etc., como a aspectos decorativos: fuentes de agua, flores frescas, diferentes mobiliarios, colores a usar, etc., como

4celestial

 

¿Es efectivo el Feng Shui?

Los chinos consideran que tenemos tres suertes, la del cielo, la de la tierra y la del hombre, influyendo cada una de ellas un 33’33% sobre los acontecimientos que nos deparará nuestra vida. Sobre la suerte del cielo no podemos realizar cambios ni influencias. En la suerte del hombre influye poderosamente la actitud personal, así como la preparación académica, y las capacidades socioculturales que tengamos para desarrollar nuestros potenciales. En la suerte de la tierra es donde entra el Feng Shui, que trabaja las energías que llegan del cosmos y que modificadas por la atmósfera, las formas orográficas, los accidentes de la naturaleza y la presencia de otros aspectos de la tierra como los cursos de agua, son las que nos llenan de vida.

Por tanto, si tenemos una buena actitud personal, así como una buena preparación intelectual y al mismo tiempo vivimos en una casa donde la energía se encuentre equilibrada, tendremos las dos terceras partes de lo que necesitamos para poder tener una vida lo más armoniosa posible. Si tenemos un mínimo apoyo de las energías del cielo, apoyo del cual casi siempre tenemos mucho más que un mínimo, ocurre que es muy posible que logremos en la vida aquello que nos haga felices.

¿Hay que hacer siempre Feng Shui para todo?

En feng shui hay una regla que dice: si funciona, no lo modifiques. En el sentido de que el feng shui se hace para aspectos de nuestra vida que queremos mejorar y que a pesar de todos nuestros intentos no logramos hacerlo. Es en estos casos donde “percibimos” intuitivamente que parece que hay “algo más” de lo que no nos estamos dando cuenta y que influye notablemente ante nuestros esfuerzos haciéndolos casi inútiles.

Este “algo más”, suele ser consecuencia de tres posibles causas:

  • Que las energías del lugar en el que vivimos nos afecten negativamente.
  • Que ese área de nuestra vida en el que parece que no logramos mejorar, sea porque estamos cometiendo errores a nivel personal.
  • Que sea la suerte del cielo la que está ejerciendo su influjo haciendo que no sea posible obtener lo que deseamos, por lo que el cielo estaría intentando reconducirnos hacia otro camino. Aspecto por cierto, que muchas veces forma parte de nuestro camino espiritual como seres humanos

Tom

Investigo y Trabajo en: Manoacupuntura Constitucional Coreana Qi Gong Médico Formador del Método Kenhso

Deja un comentario

Suscríbete a Nuestros Contenidos VIP.

La Única Forma de Tener Acceso a los Contenidos Premium que Desarrollamos es Suscribiéndote por Email. Únete a Nuestra Comunidad.

Odiamos el Spam. Trataremos tus datos de Acuerdo a la LOPD. 100% Seguro.