Presentación y Motivación

Presentación.

Sabemos realizar cálculos complejos, construir enormes edificios y túneles que atraviesan un océano, enviar naves espaciales al espacio, comunicarnos a través de ondas electromagnéticas, cocinar los alimentos sin tener que encender una llama, estamos formados con un doctorado en ingeniería aeroespacial…pero desconocemos como solucionar nuestros problemas de salud, no sabemos que ocurre en nuestro cuerpo cuando nos duele la cabeza o la espalda, que pasa en nuestros órganos cuando enfermamos.

No sabemos como comprender y aceptar, no sabemos como transformar un pensamiento dañino, la ansiedad o la depresión, ni tampoco alimentarnos o realizar los ejercicios más convenientes a nuestra peculiar constitución. Creemos que no podemos contener el estrés, salir del agotamiento o recuperar nuestra intuición, y vivimos llenos de molestias e insatisfacciones.

Todo esto es así porque nos falta información. Nos forman para ser competitivos y lograr cosas externas, pero nos alejan del ser y terminamos por desconectarnos de nosotros mismos y de nuestra inteligencia corporal, sin saber para qué estamos aquí, ni como vivir plenamente nuestra vida.

Llegará un día en el que lo primero que se enseñará en las escuelas será a sacar el ser a la luz, siendo después cuando venga la formación que hará compartir con el resto de la sociedad los dones peculiares que todos y cada uno de nosotros llevamos dentro.

Esta es la motivación del Método Kensho:

Enseñar un método para dar a conocer las leyes naturales que rigen nuestra salud, nuestros pensamientos, emociones y nuestra vida. Un método que muestre cómo recuperar la vitalidad, sin fármacos prescritos de manera permanente y crónica.

Que nos haga entender por qué cada uno de nosotros somos diferentes y peculiares, actuando de modos distintos ante un mismo problema, y así poder comprendernos y aceptarnos mutuamente para sanar nuestras relaciones.

Un método donde sepamos nuestros puntos fuertes y nuestro Tendón de Aquiles corporal y mental, y así manejar nuestras fortalezas y debilidades en armonía con las leyes del Cielo y la Tierra.

Esto no es una alternativa, es un derecho digno para que las gentes puedan recuperar su bienestar de acuerdo a las leyes naturales que nos han dado la vida, porque la información valiosa no debe de ser un secreto de unos pocos, sino propiedad de la humanidad.

De este modo podremos tener cierta autonomía en el tratamiento de los trastornos y mantenernos alejados de otras vías de tratamiento agresivas y antinaturales, y ser responsables de nuestra salud y desarrollo de todas nuestras capacidades y potenciales como seres humanos.

 

Suscríbete a Nuestros Contenidos VIP.

La Única Forma de Tener Acceso a los Contenidos Premium que Desarrollamos es Suscribiéndote por Email. Únete a Nuestra Comunidad.

Odiamos el Spam. Trataremos tus datos de Acuerdo a la LOPD. 100% Seguro.