Moxibustión de Mano.

moxa de mano

La moxibustión de mano consiste en la aplicación de pequeñas moxas en las diferentes zonas de la mano, con el fin de, gracias al calor aportado, ayudar a tratar y solucionar diferentes trastornos que podemos padecer en otras partes corporales, ya que todo el organismo se refleja en las manos.

El objetivo de este post es explicar brevemente la técnica de moxibustión en la mano. Los usos que haremos de este tipo de tratamiento para los diferentes trastornos irán siendo explicados posteriormente en otros post.

Para la aplicación de moxas en las manos debemos saber que  hay muchos tipos de moxa de mano en el mercado, por lo que no es difícil encontrar el tipo de moxa que más nos guste, dado que lo importante que es el calor lo satisfacen todas.

En cuanto a la técnica en sí, es importante conocer además del punto o puntos donde deben colocarse las moxas para el tratamiento de un problema dado, la metodología de uso de las mismas, pues una mala práctica con ellas puede causar tanto un empeoramiento del problema que estamos intentando mejorar, como indeseables ampollas.

El principal problema de la moxa de mano es que en ocasiones a determinados tipos de constituciones energéticas así como determinados terapeutas en sus praxis, si son demasiado estoicos a la hora de soportar o aplicar el calor, pueden llegar a producirles ampollas con lo que el tratamiento se vería lamentablemente interrumpido puesto que ya no podremos moxar sobre la ampolla producida. Y en la moxa lo que cuenta es el gota a gota, logrando el cambio fisiológico por saturación crónica.

Para ello debemos proceder estando atentos al calor que sentimos que nos está causando la moxa para que en el momento en el que se nos haga difícilmente soportable, retirar un centímetro por encima de la piel la moxa evitando de este modo quemarnos.

moxa pinzas

Tenemos que proveernos de unas pequeñas pinzas con las que sujetar la moxa, ya que si intentamos quitarlas con los dedos cogiéndola por su base de madera, está nos quemará por irradiación del calor. Así, podemos apoyar la moxa directamente al principio y a medida que se va quemando y sentimos que el calor es difícil de tolerar cómodamente, proceder a levantarla con las pinzas el suficiente espacio como para que deje de quemarnos. De este modo podremos continuar el tratamiento mediante moxas durante días y semanas sin padecer ningún tipo de contratiempo que pudiera evitar su aplicación y con ello todos sus beneficios.

 

 

Tom

Investigo y Trabajo en: Manoacupuntura Constitucional Coreana Qi Gong Médico Formador del Método Kenhso

Deja un comentario

Suscríbete a Nuestros Contenidos VIP.

La Única Forma de Tener Acceso a los Contenidos Premium que Desarrollamos es Suscribiéndote por Email. Únete a Nuestra Comunidad.

Odiamos el Spam. Trataremos tus datos de Acuerdo a la LOPD. 100% Seguro.