El Faro

El Faro

No hay nada más hermoso que un faro guiándote al puerto cuando el temporal ciega tu visión, agita tu cuerpo humano y conmueve tu alma.

Todos tenemos una luz interior, esa luz sirve de guía para ayudarnos mutuamente unos a otros, ya que en nuestro interior todos tenemos un ser de luz. Ocurre que en ocasiones buscamos el combustible de nuestro faro en el exterior, pretendemos que otros nos den el alimento para nutrir nuestra luz y eso nunca termina por ocurrir, porque sencillamente la luz que sirve de guía debe proceder del interior, de nuestro corazón.

Todos nos encontramos por la vida con personas que nos alumbran en cierto modo, nos ayudan, nos motivan, nos guían, nos llenan de fuerza e ilusión, estas personas hacen de faro para nosotros, porque con su luz nos están redirigiendo hacia el hogar, hacia ese lugar que jamás debimos abandonar ya que en él se encuentra nuestra misión, y cuando estás en tu misión penetras en un dulce estado de paz interior.

¿Nunca le has dicho a nadie eres luz para mí? Esas personas están conectadas a la fuente de energía interna, en ella se guardan los propósitos y la misión que hace que una vida sea próspera y bien vivida, y cuando uno alumbra el exterior desde ese lugar no puede por menos que servir de guía y ayuda a los demás.

Todos somos uno, todos nos necesitamos y todos tenemos una chispa de luz divina en nuestro interior que es capaz de alumbrar a millas de distancia para atraer a casa a quienes estén perdidos.

¿Y tú, eres faro para alguien en tu vida? ¿Sabes conectarte a tu fuente de luz?

Tom

Investigo y Trabajo en: Manoacupuntura Constitucional Coreana Qi Gong Médico Formador del Método Kenhso

2 thoughts on “El Faro

Deja una respuesta

Suscríbete a Nuestros Contenidos VIP.

La Única Forma de Tener Acceso a los Contenidos Premium que Desarrollamos es Suscribiéndote por Email. Únete a Nuestra Comunidad.

Odiamos el Spam. Trataremos tus datos de Acuerdo a la LOPD. 100% Seguro.