Como alimentarnos del Qi de la naturaleza II: la Montaña

El qi de la tierra en la montaña.

Representa el poder y la majestuosidad en equilibrio. Cuando necesites recuperar tu poder, la fuerza que nace de permanecer centrado en equilibrio, debes recurrir a la siguiente meditación.

Quién necesita captar ese qi.

– Personas de constitución So Um o Yin tipo II, con riñones fuertes y sistema digestivo y corazón débiles o que presenten algún tipo de trastorno.

– Personas con emociones inestables, palpitaciones, problemas cardio circulatorios y digestivos.

– Personas que necesitan mejorar su autoestima, aquellos quienes sienten que tienen algo dentro de sí que deben hacer crecer, personas cuya timidez les causa problemas y que tienen poca fe en sí mismos.

– Personas que necesitan fuerza para transformar algo en sus vidas.

Cómo proceder usando el Qi Gong. (Puedes grabarte las instrucciones en un audio que puedes escuchar e ir siguiendo durante la práctica creativa). Duración: de 15 a 20 minutos.

  • Elije una montaña ante tu vista, puedes tenerla a medio kilómetro o a 20.
  • El aire de la mañana debe de ser tibio y la temperatura agradable, o el qi fresco en exceso podrá dañarte los pulmones. Aviso: si la montaña está nevada es necesario tener cierta práctica en Qi Gong o conocer si es conveniente para tu constitución antes de poder realizar esta práctica.
  • Abre tus pies a la anchura de tus hombros y apoya suavemente la mano derecha en tu vientre bajo el ombligo, ahora apoya la izquierda sobre la derecha (zurdos al revés).
  • Dedica unos minutos a observar la montaña, sus formas, las nubes en lo alto, si está cerca las aves que la sobrevuelan, su vegetación, colores, materiales que la forman, rocas, tierra, árboles…
  • Con los ojos abiertos inhala mientras sientes que estás introduciendo en tu interior la energía de esa montaña que observas.
  • ¿Te imaginas lo que debe sentirse si con cada hálito de vida que inspiras se volcase dentro de ti esa poderosa energía en equilibrio que sientes que es la montaña?
  • Imagínatelo. Siente con cada respiración la majestuosidad y el poder de la montaña que de manera equilibrada penetra en ti, sintiéndote poderoso pero en equilibrio sereno.
  • Después de unas cuantas respiraciones, que te ocupen en torno a unos 10 o 12 minutos, cierra los ojos, y deja que el qi de la montaña inhalado impregne tu interior haciéndote sentir más y más poderoso al tiempo que serenamente equilibrado y en paz. Disfrútalo, es puro bálsamo de bienestar.
  • Siente que la montaña te ha nutrido de esa necesidad que tenías y podrás comenzar a trascender y superar tu problema, percibe el bienestar dentro de ti.
  • Antes de abrir los ojos envía un mensaje a la montaña con tu agradecimiento desde el corazón.

Tom

Investigo y Trabajo en: Manoacupuntura Constitucional Coreana Qi Gong Médico Formador del Método Kenhso

Deja un comentario

Suscríbete a Nuestros Contenidos VIP.

La Única Forma de Tener Acceso a los Contenidos Premium que Desarrollamos es Suscribiéndote por Email. Únete a Nuestra Comunidad.

Odiamos el Spam. Trataremos tus datos de Acuerdo a la LOPD. 100% Seguro.