Cómo Gestionar las Situaciones que Creemos Injustas.

Hay varios modos de manejar las vivencias que nos pueden suceder ante una situación que creemos injusta,  desde Kensho compartimos tres posible soluciones ante este tipo de experiencias.

  • Defender nuestra postura.

Es el primer paso para mantener la coherencia con uno mismo: si nosotros mismos no somos capaces de validar nuestra posición nadie lo hará por nosotros. En ocasiones ocurre que tenemos que dar una respuesta ante una situación determinada, pero ante la presencia de otra persona nos vemos incapaces de dar nuestra opinión. Esto suele ser debido a una falta de autoestima, carencia que puede solucionarse si tenemos por costumbre ser capaces de decir lo que pensamos y queremos modo coherente con lo que estamos sintiendo. Sabiendo que si no somos coherentes con nuestras necesidades podemos perder todo nuestro poder, podremos encontrar en esta verdad la capacitación y el valor necesarios para ejercer el derecho a expresarnos.

  • Aceptación.

Otro modo de gestionar una situación injusta es la de aceptar. En ocasiones nos suceden cosas que pensamos que son incorrectas y emprendemos una lucha atroz con el fin de cambiarlas resultando en vano todo esfuerzo. En lugar de eso una decisión que se revela vital, es la de ser capaces de aceptar los acontecimientos, preguntándonos para ello cosas como ¿A qué me obliga esto? ¿que pretende la vida decirme con esto? ¿Qué me impide dificulta esto en mi vida? Casi siempre encontraremos respuestas que facilitarán integrar lo que está pasando, trayendo además estas respuestas un aprendizaje vital para nosotros.

Nos aportarán la consciencia de que lo que está sucediendo es para algo, bien sea un aprendizaje personal de algo que necesitamos, como por ejemplo desarrollar nuestra expresividad al ser capaces de decir nuestra opinión, o bien para aprender a dejar que las cosas sucedan desde la humildad de entender que lo que debe de ser será bajo el gobierno de un orden superior. Este último aspecto suele liberarnos al mismo tiempo de un mal endémico en todas las sociedades civilizadas actuales: la preocupación.

  • Meditación.

Cuando un ser humano medita coordina la actividad de ambos hemisferios cerebrales, produciéndose entonces la unidad y la función cerebral ordenada, de lo que resulta una coherencia máxima de EEG. Esto es muy importante porque la coherencia de EEG está relacionada con un aumento en IQ: inteligencia, creatividad, habilidades de aprendizaje, estabilidad psicológica, madurez emocional, y también estados alterados de consciencia.

Es a partir de esos momentos en los que podemos dejarnos llevar a un nivel más allá, experimentando la fuente misma del pensamiento. Entonces  nuestra mente  comienza a relajarse y expandirse hasta que experimenta lo ilimitado, la consciencia pura y la unidad de todos los seres y procesos universales.

Una vez ahí es ya muy sencillo fluir y aceptar, siendo capaces de dotar a cualquier situación que podamos estar experimentando en nuestras vidas de un sentido comprensivo y práctico con el que poder asumir lo que nos está pasando desde un estado de poder en lugar de hacerlo desde la debilidad o el enfado.

Tom

Investigo y Trabajo en: Manoacupuntura Constitucional Coreana Qi Gong Médico Formador del Método Kenhso

Deja un comentario

Suscríbete a Nuestros Contenidos VIP.

La Única Forma de Tener Acceso a los Contenidos Premium que Desarrollamos es Suscribiéndote por Email. Únete a Nuestra Comunidad.

Odiamos el Spam. Trataremos tus datos de Acuerdo a la LOPD. 100% Seguro.