CREANDO EMOCIONES

– Volthor, ayer estuve con Frank y estaba francamente mal, apagado y triste, decía que todo le sale mal y que ya no puede más.

– Solo tiene lo que se ha buscado.

– No seas tan duro, no puede ser maestro, Frank es un gran trabajador, todo ha sido la mala suerte.

– ¿Suerte? Jajajajaja – una estruendosa y repentina risotada de Volthor resonó entre los abetos- No existe eso que llamas suerte chico. Hay dos tipos de situaciones en la vida, esas en las que ganas y esas en las que aprendes. Y él tiene una permanente actitud de derrota, su corazón guarda una emoción permanente de caos y de tristeza. Así que todo lo que le acontece lo pasa a través de ese filtro, coloreando su vida de una pérdida permanente cuando en realidad debiera aprender de ello. Entonces todas sus decisiones contienen ese poso de baja frecuencia, y solo resulta lo que debe resultar.

– No entiendo muy bien.

– Las emociones son la llave de acceso a nuestro máximo rendimiento, son la predisposición para la acción. Desde un estado mediocre nuestro rendimiento será mediocre, pero desde un estado extraordinario nuestro rendimiento es extraordinario.

Esto se refiere a que en ocasiones tenemos un día en el que todo nos sale mal, y en el que parece que no damos una, y por el contrario hay días en el que nos parece que todo nos sale redondo y todo va a la perfección. ¿Has oído ese de que al perro flaco todo se le vuelven pulgas?

– Sí, claro.

– ¿Y eso de que dinero llama a dinero?

– También.

– Bueno pues en ambos casos la realidad es cuestión de una frecuencia vibratoria. Según vibres…así atraes.

– ¿Puedes enseñarme a vibrar bien Volthor? quiero vibrar fuerte y alto, muy alto.

– ¿Estás seguro? Todo requiere un trabajo personal Aldar, nada es gratis, jamás, y cuanto más valioso es, más caro es el precio que se debe pagar. Pero la clave es eso que se conoce como ESTADO.

– Explícate.

– La diferencia entre un rendimiento y otro no está en tus habilidades, sino en el ESTADO desde el cual intentas acceder a ellas. Somos los creadores de nuestros estados de ánimo, podemos cambiarlos si aprendemos a gestionarlos de forma diferente a como lo hemos venido haciendo hasta el momento, por eso las emociones son tus mejores maestras para la acción.

El objetivo es aumentar nuestras competencias para gestionar nuestras emociones de una manera consciente y potenciadora, y así aumentar nuestro rendimiento y nuestra calidad de vida. El origen de tus emociones eres tú, porque tú tienes el poder de decidir cómo te sientes ante las situaciones.

Si tienes un estado negativo, ese estado es resultado de tu forma de ver las cosas, de tu interpretación, de tus creencias sobre lo que pasa, de tu actitud y de cómo has actuado. Debes saber que toda emoción desagradable tiene también una intención positiva para ti, es una señal de que tienes que cambiar algo, una señal para la acción y la transformación personal.

Tienes que comenzar por lo tanto atendiendo más a tu estado emocional en tu vida diaria, una especie de estar alerta hacia tu vida emocional, y serás consciente de la importancia que tiene. De hecho tu vida emocional, es mucho más que tus circunstancias, es tu calidad de vida.

– Necesito aprender eso.

– Te aviso que si te muestro a manejar tus emociones…

– ¿Si?

– Tu vida cambiará Aldar.

– ¡Es lo que quiero!

– Me refiero a que cambiará por completo, si vibras de un modo diferente lo que te rodea será también diferente. Todo.

– ¡Dale candela!

– Eres atrevido, no sé si porque estás preparado o por tu ignorancia.

– ¡¡Dale candela!!

– Jajajaja, está bien, mañana a la salida del sol estate presente en mi jardín.

– ¿Qué vamos a hacer?

– Qi Gong.

 

 

Tom

Investigo y Trabajo en: Manoacupuntura Constitucional Coreana Qi Gong Médico Formador del Método Kenhso

Deja un comentario

Suscríbete a Nuestros Contenidos VIP.

La Única Forma de Tener Acceso a los Contenidos Premium que Desarrollamos es Suscribiéndote por Email. Únete a Nuestra Comunidad.

Odiamos el Spam. Trataremos tus datos de Acuerdo a la LOPD. 100% Seguro.